Crear una batería casera para cargar tu smartphone o para que los más pequeños de la casa comprueben y experimenten como funciona una pila es fácil, solo necesitaremos unas botellas de plástico y algunos materiales que puedes comprar en una ferretería.

En cinco sencillos pasos podrás construir tu propia pila casera ecológica.

Materiales

1

Los materiales que vamos a necesitar puedes adquirirlos en su gran mayoría en cualquier ferretería. A saber:

  • Sulfato de cobre.
  • Sulfato de zinc.
  • Agua.
  • Led.
  • Luces de bajo voltaje.
  • Cables de sujeción.
  • 6 botellas de plástico de la misma capacidad.
  • 6 piezas de cobre.
  • 6 piezas de zinc.

Instrucciones

Paso 1.

Llena las 6 botellas de plástico con agua. Colócalas en algún soporte de manera que se muevan lo menos posible. Debes colocarlas en dos filas de tres paralelas. Corta el cobre y el zinc en seis trozos cada uno, y ponlos bien sujetos en el cuello de cada botella.

Paso 2.

Con las botellas llenas, conecta los ánodos y los cátodos, o los polos positivos y negativos:

  • Botella izquierda arriba: añadir 20 gr de sulfato de cobre.
  • Botella izquierda abajo: añadir 20 g de sulfato de zinc.
  • Botella centro por encima: añadir 20 gr de sulfato de zinc.
  • Botella centro continuación: añadir 20 gr de sulfato de cobre.
  • Botella derecha arriba: añadir 20 gr de sulfato de cobre.
  • Botella justo debajo: añadir 20 g de sulfato de zinc.

Cada botella produce alrededor de 2 voltios.

El circuito eléctrico se crea de la siguiente manera: conecta el cobre al cable rojo, con el zinc en el otro lado, por lo que habrá un polo a + y otro a – . Pon zinc para el cable oscuro y en el otro extremo de cobre. Comienza en la primera botella con el cobre y en la segunda botella el final será el zinc. Empieza de nuevo con un cable rojo que terminará en la próxima botella. Hay que empezar de nuevo con un hilo negro.

2.2

Paso 3.

Asegúrate de que los cables de sujeción no tocan el agua. Termina de llenar las botellas y conecta los cables, con un signo + en el rojo y – en el cable negro de la primera y la última botella.

3

Paso 4.

Cubre los cuellos de botella con plástico o caucho para minimizar la evaporación. Mide la tensión con un voltímetro. También puedes comprobarla con un LED cercano a la tensión media que se produce. La imagen muestra un LED a 12 voltios.

2

Paso 5.

Usando las pinzas, conecta la batería a un cable de carga.

¡Listo! Con ello podrás recargar un aparato de baja potencia o, posiblemente, incluso un teléfono móvil.

El siguiente paso en este proyecto será cargar esta pila con energía solar a través de la instalación de un panel fotovoltaico.

5

Fuente: EcoInventos