Eco drain

 

 

¿Alguna vez, mientras te duchabas, has pensado en todo lo que se pierde tras ese desagüe por el que corre el agua? Un ingeniero lo hizo y, tras 4.700 experimentos realizados junto a un equipo de ingenieros y diseñadores, ofreció la respuesta con EcoDrain, un sistema que permite recuperar la energía del agua caliente consumida durante la ducha para reutilizarla, precisamente, para calentar el agua fría.

El avance, no es insignificante. Según los datos que maneja el departamento de Energía de Estados Unidos (DOE), el total de energía empleada para calentar el agua y perdida por el desagüe equivale a 350.000 millones de kilovatios hora o, lo que es lo mismo, a la energía necesaria para abastecer más de 33 millones de viviendas durante un año entero.

Para contener este derroche energético, se creó EcoDrain, un sistema de intercambio de calor de alto rendimiento diseñado para funcionar en cualquier instalación y con cualquier disponibilidad de espacio. El invento, dotado de un generador de turbulencias que mejora notablemente el intercambio de calor, garantiza que el agua caliente y la fría nunca entran en contacto, para lo que cuenta con sistema de doble pared que se interpone entre ambos cauces y evita cualquier mezcla.

Como explica la empresa, dar con un invento fácil de instalar, asequible, fiable y seguro no fue fácil. Fueron necesarios hasta 4.700 experimentos y modificaciones de la idea inicial, que se enfrentaba a dos complicaciones: la falta de espacio para instalar el sistema de recuperación de agua caliente y el hecho de que la tecnología del momento hacía que estos solo pudieran colocarse verticalmente en la línea de drenaje, aspectos que ya se han superado.

Ecodrain se ofrece en la actualidad para clientes de todo el mundo en varias modalidades, entre las que la más común es el sistema de recuperación vertical. En viviendas con varias duchas se puede optar por una unidad horizontal, que es también apropiada por ejemplo para casas de una sola planta.

 

El aparato, cuya efectividad depende del tipo de sistema que se incorpore, del tamaño y de las condiciones de uso, es apto para viviendas unifamiliares y para edificios, así como para su instalación en hoteles, locales comerciales, establecimientos deportivos, piscinas o peluquerías, entre otros. Asimismo, la empresa canadiense promotora del invento surte del mismo a universidades, hospitales y otros edificios públicos; además de a la industria de la agricultura, el procesamiento de alimentos, la farmacéutica o el lavado de vehículos.

Según cálculos aportados por la empresa, Ecodrain puede suponer un ahorro en la factura de la luz de todo un año de entre 100 y 250 dólares. Pero los beneficios se extienden más allá del ahorro. El  aprovechamiento de la energía del agua caliente de la ducha permite reducir la huella de carbono anual en el equivalente a las emisiones de CO2 derivadas del consumo de 374 litros de gasolina. Además, la instalación de este sistema permitirá darse duchas hasta un 33% más largas sin que esto se traduzca en una mayor presión sobre el medioambiente.