Para seguir los lineamientos de una construcción LEED,  es importante considerar  la gestión de residuos generados, puesto que la reacción que éstos tengan en el medio ambiente implica la introducción de sustancias tóxicas en el terreno, aire y agua.

Por ello es importante tomar en cuenta los siguientes aspectos:

Reducción del uso de recursos

Re-utilización de materiales, evitando que sean enviados a un vertedero.

Reciclaje para la reducir el uso de materia prima.

Así pues LEED promueve los siguientes prerrequisitos, con la finalidad de crear construcciones sustentables para el cuidado del medio ambiente. Sabemos que no se trata únicamente de los residuos que se generan al construir o durante el funcionamiento del edificio, por ello debemos considerar el uso de:

Materiales renovables,

Se refiere a los materiales compuestos por plantas que maduraron mínimo 10 años. Lo cual la hace fácil de plantar, permite que crezca rápidamente y no genera deforestación.

Materiales de contenido reciclado,  

Se refiera al material que es recuperado de los materiales residuales y se usan para la fabricación de otro producto distinto que se  puede usar en obra.

Madera certificada.

El uso de este tipo de materiales garantiza que la madera proviene de áreas forestales gestionadas de forma responsables es decir no genera deforestación en bosques.

Materiales regionales

Se trata de productos y materiales extraídos, transformados y transportados en la región en la que se utilizan con el objetivo de reducir costes de transporte, a la vez que se reduce el consumo de energía y por tanto las emisiones de CO2 (dióxido de carbono).}