De acuerdo a Twenergy, la iluminación LED trata de diodos semiconductores que emiten luz (Light Emitting Diode), permitiendo un mayor control de la distribución de la luz.

Son muchos los que confían en que esta tecnología sea el futuro de la iluminación. Entre sus ventajas, además de su amplia gama de colores, destaca que, a diferencia de las de bajo consumo, no precisa calentarse para funcionar a pleno rendimiento. A ello también se suma que son muy eficientes a bajas temperaturas, lo que no sucede con las fluorescentes.

led-lampara

Ahorro
Importe energético anual: unos 38 euros, lo que significa alrededor de un 30% de ahorro frente las bombillas tradicionales.

Consumo
Una bombilla de LED de 20W consume 0,02 kWh frente a los 0,100 kWh de su equivalente incandescente.

Vida útil
La disipación de calor y la calidad de los materiales sobre la vida útil y la salida de la luz son factores que influyen sobre este tipo de bombillas. No todas las tecnologías, marcas y modelos duran lo mismo pero los valores de referencia se mueven en la horquilla de las 45.000 y 50.000 horas, una diferencia astronómicasi lo comparamos con las 1.000 horas de las incandescentes.

Falsos mitos
No todos los colores de LED sirven para todos los usos. Mientras que la luz cálida (como la de las bombillas incandescentes) se recomienda para el hogar por sugerir mayor relajación; para los ámbitos de trabajo es más adecuada la luz fría, similar a la de los fluorescentes.

En todas las bombillas podemos encontrar indicada la calidez de su luz en los dos últimos dígitos de la numeración que viene a continuación de sus vatios, pudiendo ser 27, 30, 40 o 65. De este modo, si 27 hace referencia a 2.700 Kelvin, es decir, a una luz cálida similar a la de una cerilla, el 65 serían 6.500 Kelvin o, lo que es lo mismo, una color blanco muy frío sólo apto para ambientes muy específicos de interior.

Uso ideal
Debe evitarse su utilización en lugares donde se precise mucha iluminación, por lo que su uso doméstico generalmente se está dando en lugares en los que permanecen mucho tiempo encendidas y cuyo acceso para cambiarlas es relativamente complejo debido, por ejemplo, a la altura.

led-tubo

Sin embargo, en los últimos tiempos la aparición de los tubos de LED en sustitución de los fluorescentes está ampliando el uso de esta tecnología. Se estima que con una media de 10 horas al día en menos de dos años el gasto quedaría amortizando, prolongando el ahorro energético.

Fuente: ecointeligencia