Jardín vertical

Lo primero que tenemos que tener claro es de que hablamos cuando nos referimos a jardín vertical: Una pared de cultivo o muro verde es una instalación vertical cubierta de plantas de diversas especies que son cultivadas en una estructura especial dando la apariencia de ser un jardín pero en vertical, de ahí que también se le conozca como jardín vertical.

Si no dispones de mucho espacio en casa, pero te gustan mucho las plantas y tener un ambiente verde, esta es una muy buena manera de tener tu propio jardín en un espacio reducido. Ocupas el espacio que ocupa un macetero, ya que la idea es que el jardín crezca a lo alto y no a lo ancho.

Muy importante que le dediquemos un tiempo al diseño, a las condiciones particulares que tendrá, ya que cada situación requerirá de unas condiciones diferentes. Un aspecto que tenemos que analizar cuando decidimos montar un jardín vertical es la forma en que estructuraremos las plantas, para hacer un buen soporte para que desarrollen unas buenas condiciones de supervivencia, además de un correcto aporte nutritivo.

Para el sustrato tenemos varias opciones, hidropónico, con tierra, mixto…

También, si no te quieres complicar o no eres muy manitas, existen en el mercado sistemas prefabricados de jardines verticales que dan buenos resultados, caso de Citysens o Mypot.

Debes pensar en el sistema de riego, puedes hacerlo manual o utilizar alguna de las soluciones que existen en el mercado. Su complejidad radicará en el sistema de sustrato escogido. Para un sistema simple con tierra el riego por goteo es el más sencillo y efectivo.

Podemos montar nuestro jardín vertical casero tanto en un macetero de forma independiente, de forma que podamos moverlo cuando lo necesitemos, o montado sobre una pared, donde quedará “fijo”.