El metro de Monterrey es un ejemplo de energía sustentable, pues funciona a través de la energía generada de la basura en la ciudad.

El proyecto es conocido como “Monterrey Cinco” y utiliza el biogás producido durante la descomposición de la basura en los vertederos municipales y lo que sería un contaminante lo convierte en un medio para abastecer las necesidades energéticas de este servicio urbano.

El uso de esta energía convierte al metro de Monterrey en el primer tren ligero impulsado por energía generada por desechos, pero no siempre fue así, ya que antes funcionaba a través de electricidad convencional. Su construcción en abril de 1988 y se utilizó por primera vez en abril de 1991 con energía eléctrica.

Fue en 2006 que se inició el proyecto “Monterrey Cinco” para que su nueva fuente de energía fuera la bioenergía. Para lograr esto, se incluyó una planta de generación de energía de cinco motogeneradores con capacidad de 5.3 megavatios adquiridos en Alemania.

La planta de generación de energía eléctrica que funciona en base al biogás generado por la basura de la ciudad, fue instalada por un equipo de ingenieros que tomaron un curso en Austria y además contaron con el apoyo de especialistas alemanes.

Ahora bien, esta basura proviene de la planta de relleno sanitario del Sistema Integral para el Manejo Ecológico y Procesamiento de Desechos (Simeprode) de la ciudad de Monterrey, ubicada en las afueras. Esta planta recibe todos los desechos de la zona metropolitana.

La planta generadora de bioenergía funciona así:

  • Primero, cada día van 800 camiones al relleno sanitario para depositar 4,500 toneladas de basura y desechos en un biodigestor –contenedor hermético que permite la descomposición de la materia orgánica en condiciones anaeróbicas y facilita la extracción del gas resultante para su uso como energía–.
  • Segundo, estos desechos se compactan y son cubiertos con una capa de tierra, lo que forma un tipo de cerro.
  • Tercero, la basura orgánica se descompone a través de la digestión anaeróbica realizada por bacterias que producen gases de efecto invernadero, los que normalmente al ser liberados contribuirían al cambio climático. Sin embargo, en “Monterrey Cinco” esos gases son captados y redirigidos a un generador especial.
  • Cuarto, el biogás es conducido a los motogeneradores por medio de tuberías especiales de la empresa Bioenergía de Nuevo León S.A. de C.V.
  • Quinto, el gas pasa por las turbinas que generan la energía eléctrica para producir la energía necesaria para impulsar el metro de Monterrey.

Monterrey es un estado ejemplar, para el que el transporte público puede convertirse en un medio sustentable. Esto es un llamado a cambiar los hábitos energéticos, recuerda: piensa local, actúa global.