En el mes de septiembre se anunció la creación del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, el cual tendrá una inversión de 9,100 millones de dólares y se construirá a lado del actual.

El encargado de construir y diseñar la obra será el reconocido arquitecto británico, Norman Foster y el diseñador del Museo Soumaya, Fernando Romero. El proyecto se estima estará listo en el año 2062.

De acuerdo a un video creado por el gobierno federal, la estructura del aeropuerto no tendrá paredes, sino que estará creada de un techo transparente lleno de símbolos mexicanos. El nuevo aeropuerto tendrá varias características ecológicas, según afirma la Presidencia de la República.

techo

Se espera el proyecto permita rescatar una zona ambientalmente degradada y prevenir inundaciones en el Valle de México. 100% del suministro para su operación provendrá de fuentes energéticas renovables. 70% del uso del agua vendrá de sus propias aguas residuales tratadas. Además, comparado con el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, disminuirá el ruido y atenderá el problema de la basura y malos olores.

Debido a que en el aeropuerto trabajarán miles de personas, se planea construir un área habitacional para todos; esto se hará con el objetivo de disminuir el impacto ambiental, pues si los trabajadores viven lejos del aeropuerto, contaminarían al transportarse, en cambio, si están cerca podrían utilizar transportes más amigables con el medio ambiente.

Otra práctica ecológica que se planea es la reforestación de la zona que se ocupará, sin embargo, aún no se sabe cuál área será.

El proyecto también usará a su favor el clima de la capital mexicana, ya que durante la mitad del año se trabajará con temperatura ambiente y la otra con un mínimo de calefacción, ya que se emplearán técnicas de distribución del aire a través de tuberías en las losas, aislamiento térmico y captación de energía.

Además, el proyecto también ahorrará energía eléctrica, pues los techos transparentes que se aproveche al máximo la luz natural.

El objetivo del aeropuerto es convertirse en el más ecológico del mundo y así obtener la certificación LEED Platinum, el nivel más alto del sistema de calificación LEED.