Estas curiosas jardineras flotantes diseñadas por Rowan Turham, un creador australiano que las ha bautizado como Project Galada. Son jardineras flotantes modulares que realizan por un lado la purificación de las aguas, al tiempo que permiten que las plantas se abastezcan de agua.

Es decir, no necesitan riego y, por su parte, realizan la filtración de la contaminación del agua. La idea es que además puedan crear una cierta protección a los peces, del mismo modo que ocurre con los espacios coralinos, donde no solo encuentran fuente de alimento, sino también un refugio.

Al estar enganchadas unas con otras, pueden llegar a formar unos dibujos estéticamente muy bonitas. El proyecto se ha instalado en el río Yarra de Melburne y está dando buenos resultados en la captura de polución.